Ir al comienzo de página

I.E.S. Séneca Consejería de Educación  
Usuarios registrados  

22.06.2013

Jueves 27 de junio de 2013

Hoy, muy a pesar nuestro, hemos tenido que madrugar, ya que queríamos visitar la ciudad de Regensburg (Ratisbona) y el tren salía pronto. A algunos los ha despertado la luz del día, ¡y eso que eran las cinco de la mañana! Nos encontramos con una maravillosa ciudad Patrimonio de la Humanidad, que nos sorprendió con una fiesta popular que animaba todas y cada una de las plazas del centro de la ciudad: música en directo, aroma a salchichas, cervecita y refrescos y gente vestida con trajes regionales.

Paco nos dio una clase magistral y nos hizo vibrar con la historia de esta preciosa ciudad. Como no teníamos suficiente, decidimos coger una autobús que nos llevara al Walhalla, réplica del Partenón de Atenas y que representa el paraíso de la mitología germánica. Tuvimos que atravesar un frondoso bosque, gracias a nuestro Darío, que juró y perjuró haber visto un atisbo de sendero, que se quedó en eso, en atisbo. Después de una carrera épica para no perder el autobús, nos encontramos con la sorpresa de que iba casi lleno. Por poco nos dejan en tierra, pero a duras penas conseguimos entrar. Pensamos que ya no cabía ni un alfiler más, pero el chófer no compartía nuestra opinión, velaba por la economía alemana y parada tras parada se empeñaba en llenar más el autobús con nuevos pasajeros, con lo que nuestra capacidad respiratoria disminuía a la vez que aumentaba el calor, el agobio y los empujones en cada curva.

FOTOGRAFÍAS