Ir al comienzo de página

I.E.S. Séneca Consejería de Educación  
Usuarios registrados  

Subordinadas adverbiales: serie de oraciones para analizar

Martes 21 de mayo de 2013

PROPUESTA

Analiza y clasifica sintácticamente las siguientes proposiciones

adverbiales y entrega a tu profesora por escrito para su evaluación.

LOCALES:

Caminé hacia donde me había indicado el policía.

Márchate a donde no te vea.

Me iré donde nadie me descubra.

Después que recojas los platos, lávalos.

Donde las dan, las toman.

Él marchó por donde no habían sido instaladas las minas.

El auto marcha por donde hay buenas carreteras.

Siempre estaré donde tú me digas.

Siempre estamos donde nos conviene.

Te espero donde tú sabes.

Iré donde tú me digas.

TEMPORALES:

Al mismo tiempo que habla, acciona con las manos.

Al despuntar el día salimos de viaje.

Antes que te cases, mira lo que haces.

Antes de que te vayas, cierra la puerta.

Antes de pagar, revisa bien la cuenta.

Mientras ve la televisión, lee el periódico.

Mientras eres joven puedes hacerlo todo.

Siempre que vienes, me pide dinero.

Cuando venga Juan, le entregaré la carta.

Cuando salga el sol, tengo que ir a trabajar.

Cuando el río suena, agua lleva.

Cuando salga el, iremos de excursión.

En saliendo de su casa, se lanza a beber.

Me marcharé cuando anochezca.

Una vez despojado de la camisa, se puso a pelear.

Terminados los deberes, salió a jugar.

Tan pronto como cene, saldré a la calle.

Finalizado el trabajo, toma tu salario.

Habiendo llamado a sus hijos, les impartía la bendición.

Habiendo terminado la recolección, puedes comprar tu ajuar.

MODALES:

La familia vivía mendigando un poco de pan por las calles.

Arregla el reloj como Dios te dé a entender.

Lo dibujó como pudo.

Realizó todo el trabajo sin proferir ninguna queja.

Resolvió el problema como pudo.

Se dirigió a la escuela andando todo el trayecto.

Según me dijo tu madre, tú no estás autorizado a salir.

Como dice el refrán, en boca cerrada no entran moscas.

Realiza los ejercicios como puedas.

El acusado, sin responder palabra, miró fijamente al juez.

Siempre me he comportado como tú me ordenaste.

Siempre hace sus deberes como le dice el profesor.

CAUSALES:

No eres madrileño porque no has nacido en Madrid.

No fue al cine porque no tenía dinero.

No iré al cine ya que no tengo dinero.

Puesto que estás ya preparado, vámonos al cine.

Como no has venido, no has cobrado.

Dado que cumpliste la misión, toma el dinero.

Dicha la verdad, te creo.

No fui a tu casa porque no tuve tiempo.

Ten cuidado pues en esa calle hay muchos ladrones.

CONSECUTIVAS:

Tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe.

Tenía tan poco tiempo que no pude ir a tu casa.

Corrió tanto que pudo llegar a tiempo.

Ese empleado es tan inútil que lo despediré.

Estudió tanto que obtuvo unas calificaciones magníficas.

Ganó tanto dinero que pudo construirse un chalet en las afueras.

Había tantos baches que no se podía circular.

CONDICIONALES:

A poco que te apresures, llegarás a tiempo.

Si es verdad, no tienes nada que temer.

Si hace buen tiempo, saldremos de excursión.

Si me dices la verdad, no te castigaré.

Si no pagas la entrada, no puedes entrar.

Si no haces los deberes, no saldrás con tus amigos.

Si no tienes dinero, no puedes acompañarme.

Si no pagas, no puede entrar.

Si no me dices la verdad, no podrás acompañarme.

Siempre que vengas acompañado, podrás pasar la aduana.

Escuchando con atención te darás cuenta de todo.

Con tal que llegues temprano, me encontrarás.

Con tal que no llegues tarde, puedes asistir a la cena.

Con sólo pagar la cuota, eres socio.

Iré a tu fiesta si me invitas.

CONCESIVAS:

A pesar de estudiar mucho, lo suspenden.

Aun transido de dolor, se fue a trabajar.

Aunque llueva saldremos de paseo.

Aunque llores, no lo convencerás.

Aun pagando el alquiler no podrás seguir disfrutando del piso.

Pese a no tener dinero lo acogen muy bien en todas partes.

Si bien dispuesto todo, no se presentaron.

Incluso abonado el importe de la consumición, no lo dejaron salir del bar.

Incluso nevando podremos llegar al refugio.

COMPARATIVAS:

La niña es menos hacendosa que era antes.

Mi hermano estudia tanto como yo trabajo.

Mi amigo gana tanto dinero como gasta.

El alumno respondió bien como solía hacerlo siempre.

Mis alumnos trabajan más que los tuyos.

Yo leo mejor que tú escribes.

FINALES:

Lo hice para que viesen mis aptitudes.

Para que no digas que soy usurero, toma mil pesos.

Para recoger hay que sembrar.

Robó el pan para que sus hijos comiesen.

Trabajó duro para que sus hijos pudiesen estudiar.

He invertido mucho dinero con el fin de obtener beneficios.