Ir al comienzo de página

I.E.S. Séneca Consejería de Educación  
Usuarios registrados  

Lírica. Verso. Modernismo y Generación del 98. 1903-1907

SOLEDADES, GALERÍAS Y OTROS POEMAS, Antonio Machado

Martes 31 de enero de 2012

SOLEDADES. GALERÍAS. OTROS POEMAS
(1903-1907)

Se ofrecen a continuación orientaciones para interpretar y comentar diversos poemas de Antonio Machado, especialmente en el nivel de bachillerato. Cada poema ofrece, además, enlaces en los que aparecen otros análisis más o menos afortunados.

1. He andado muchos caminos...
Enlaces de interés acerca del poema: 1, 2 y 3.

2. La plaza y los naranjos encendidos...
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Fugaz y melancólica evocación de la infancia (o de la alegría infantil). El poeta, melancólico, recupera fugazmente un momento alegre de la infancia. NOTA DE LECTURA. El poeta explica su reacción psicológica (emotiva y reflexiva) tras asistir al escándalo de unos escolares que llenan una plaza sombría y vieja. La descripción subjetiva de la plaza y de los niños (6 primeros versos) se sintetiza (vs 7 y 8) en una primera exclamación, de sorpresa, referida a la alegría que, según el poeta, queda en el ambiente de la plaza. En los dos vs finales, el poeta, fugazmente, recupera como con melancólica sorpresa un instante de alegría, similar, de la propia infancia, si bien "los rincones de las ciudades muertas" y las "calles muertas" simbolizan la perenne tristeza de su alma. La bulliciosa alegría infantil resuena en el alma del poeta enfatizando el doloroso sentimiento del paso del tiempo, la conciencia de que si alguna vez sintió esa misma alegría, esta acabó por desvanecerse en una tristeza esencial y perpetua.

3. RECUERDO INFANTIL
Enlaces de interés acerca del poema: 1, 2 y 3.

4. Fue una clara tarde, triste y soñolienta...
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Melancolía ante el paso del tiempo. Angustia ante el tiempo pasado. Búsqueda melancólica del tiempo pasado. NOTA DE LECTURA. Una tarde de verano, el poeta entra en un jardín abandonado donde una fuente vierte agua. Ante ella, comienza a buscar un recuerdo, la imagen de un instante análogo -por el lugar y por la hora del día- a ese en que ahora vive. De este modo entabla un diálogo imaginario con la fuente (en realidad, personifica en ella su propio pensamiento). Sin embargo, el recuerdo que busca no cristaliza y solo queda en él la sensación (al modo de un dejà vu) de que ese instante del presente ya había sido vivido mucho antes, e igualmente, de que ya en aquel pasado su tristeza y sus deseos incumplidos eran análogos a los que todavía ahora siente. Clausurado así el momento de evocación, el poeta abandona el parque. Enlaces de interés acerca del poema: 1 , 2 , 3, 4 y 5 y 7.

5. El limonero lánguido suspende...
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Nostalgia de la infancia perdida. Búsqueda melancólica del tiempo pasado. Evocación de la infancia como paraíso perdido. NOTA DE LECTURA. El poeta se encuentra en un jardín durante una tarde casi de primavera, junto a un limonero que refleja sus frutos en una fuente. Las sensaciones y los recuerdos fluyen a partir de la soledad del poeta (y yo estoy solo, en el patio silencioso). La situación (a través de diversas e intensas percepciones sensoriales) desencadena un recuerdo preciso de la infancia: siendo niño, metió las manos, cándidamente, esperando coger alguno de los limones del fondo del agua, limones que solo eran un engaño de los sentidos. El pasado infantil, con sus atributos psicológicos positivos, favorables, simbolizados en el jardín (la visión mágica y maravillosa del mundo, la ilusión y la ingenuidad, el clima protector de la familia, etc) se contrapone a un presente de soledad, donde el tiempo parece detenido y los anhelos defintivamente incumplidos, un presente cargado de un aroma de ausencia donde los frutos encantados (las ilusiones), siguen soñando en el fondo de la fuente. Enlaces de interés acerca del poema: 1, 2, 3 y otro comentario en el documento adjunto.

6. ORILLAS DEL DUERO
Enlaces de interés acerca del poema: 1.

7. Yo voy soñando caminos...
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Anhelo de reencontrar el amor. Deseo de amor. Dolor por la pérdida del sufrimiento amoroso. NOTA DE LECTURA. Al atardecer, el poeta pasea (o imagina, "sueña", que lo hace) por caminos que cruzan el campo mientras va meditando acerca de sus desdichas amorosas. Esa meditación es como una cancioncilla que el poeta se dice a sí mismo: si el sufrimiento amoroso, hace tiempo, le condujo a negar el amor, ahora, sin embargo, anhela volver a sentir una pasión, aunque esta le provoque de nuevo dolor. Más aún: «el dolor del amor -como señala el profesor José Luis Tejada- puede perderse, al extinguirse su causa, por la acción del tiempo y del olvido. Y, una vez perdido, se echa de menos angustionsamente, como si la cicatrización del aquella herida pasional hubiese comportado la muere, la ’necrosis’ de todo el corazón que, ya insensible, no da señales de estar vivo». Enlaces de interés acerca del poema: 1, 2, 3 y 4.

8. Hacia un ocaso radiante...
Enlaces de interés acerca del poema: 1, 2, 3 y 4.

9. HORIZONTE
Enlaces de interés acerca del poema: 1.

10. Las ascuas de un crepúsculo morado...
Enlaces de interés acerca del poema: 1.

11. Me dijo un alba de la primavera...
Enlaces de interés acerca del poema: 1.

12. LA NORIA
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Monotonía de la existencia (o vida). Angustiosa monotonía del existir. NOTA DE LECTURA. El poeta se detiene a contemplar una noria tirada por una mula, y extrae de esa contemplación una reflexión acerca de la condición humana: el hombre, como la mula de noria (que camina permanentemente en círculos, cubierto el rostro con anteojeras) vive una existencia carente de sentido, absurdamente monótona en la repetición inexorable de rutinas y costumbres. La agudeza del poema reside en que esta reflexión está implícita y debe ser deducida por el lector a partir de la alusión irónica al anónimo inventor de la noria, el cual habría creado, sin proponérselo, un símbolo perfecto de la existencia humana. Enlaces de interés acerca del poema: 1 y 2.

13. LAS MOSCAS
Enlaces de interés acerca del poema: 1.

14. A UN NARANJO Y A UN LIMONERO. VISTOS EN UNA TIENDA DE PLANTAS Y FLORES
Enlaces de interés acerca del poema: 1

15. HASTÍO
Enlaces de interés acerca del poema: 1.

16. Anoche cuando dormía...
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Necesidad de trascendencia espiritual. Búsqueda de Dios. El poeta aspira a una profunda renovación vital. NOTA DE LECTURA. El poeta explica el sueño de la noche anterior. El sueño se despliega mediante cuatro deseos vivamente sentidos por su corazón: el primero es una fuente natural (fontana); el segundo, una colmena; el tercero, un ardiente sol; y el último es Dios. Hay, pues, una progresión en la revelación del contenido del sueño: el dinamismo y la acción del agua de la fontana, de las abejas productoras de miel y cera, y del calor del sol aluden simbólicamente a un íntimo anhelo de renovación vital, de superación definitiva del vacío, la pasividad y el sufrimiento. Por último, la síntesis totalizadora de esa extraordinaria aspiración de vida nueva, enumerada en los tres momentos previos, sería la figura de Dios. Es decir, es tal el optimismo, la serenidad, la saludable energía y el consuelo que trasmite el sueño al alma (corazón) que el poeta cree tener a Dios dentro de sí, casi como si de una experiencia mística, purificadora, se tratara, y ello a pesar de que, como tal sueño, toda esta "visión" interior no sea más que un afán incumplido e ilusorio. Enlaces de interés acerca del poema: 1 , 2, y 3.

17. Y nada importa ya que el vino de oro...
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Exaltación de la vida interior del poeta frente a la realidad externa. Pobreza del mundo exterior frente a riqueza espiritual interior. Depuración de la realidad a través de la fantasía creadora. Reflexión acerca de la capacidad sublimadora de la imaginación poética. NOTA DE LECTURA. La copa cristalina y el puro vaso (dos objetos delicados, artificiales, al mismo tiempo que dos “continentes”) se identificarían o bien con el lenguaje poético, o bien con el poema en tanto que objeto artístico delicado, artificial, continente de emociones y experiencias vitales, sean estas favorables o amargas (vino de oro o agrio zumo). Las galerías y los caminos del alma y los sueños, así como la tarde donde estos mueren (los sueños, como sueños que son, están inexorablemente condenados a morir -afirma el poeta), configuran aquí el mundo introspectivo que caracteriza al Machado de SGOP, siempre en busca de las fuentes espirituales del yo a través de puentes o pasos simbólicos entre la vida material-visible y el mundo incorpóreo, pero fecundo y mágico, de lo espiritual. Al soñar se abren los espacios interiores a la imaginación creadora, a la inspiración (es decir, a la acción de esas hadas silenciosas de la vida, esencialmente benefactoras, medicinales, pues cumplen los deseos humanos contra la crudeza de la realidad), lo cual desemboca en otra realidad, ahora trascendida, ese jardín o paraíso de eterna primavera, ese “locus amoenus” moderno, traducible como el lugar, eternamente floreciente, de la creación y la creatividad poética, enunciada -lógicamente- no como un punto definitivo y seguro de llegada, sino como "destino" vital, esto es, como un emplazamiento, un punto indeterminado, azaroso, del futuro ("hacia un jardín de eterna primavera / te llevarán un día"). Enlaces de interés acerca del poema: 1

18. Es una tarde cenicienta y mustia,...
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Sentimiento de soledad y desamparo vitales. El poeta se ha sentido, desde la infancia, perdido en el mundo. Indagación introspectiva de la desorientación vital del poeta. NOTA DE LECTURA. Meditación en dos partes. En la primera, el poeta, situado en una tarde tristona y sombría, no solo siente angustia sino que medita sobre ella; primero, constata que es habitual en sus estados de ánimo, y después se pregunta, sin éxito, sobre sus causas. Solo el recuerdo le confirma que de niño ya la sentía. En la segunda, el poeta entabla un diálogo imaginario (en realidad lo reemprende, pues ya había comenzado en el último verso de la parte anterior) con la angustia, a la que ahora llama dolor. Pero, en manifiesta contradicción con lo dicho antes, el poeta, como si se hubiera encendido una luz en su mente quizá a través del recuerdo mencionado antes, sí que logra poner en claro dos razones de su angustia: la nostalgia de la vida buena y la soledad. La primera razón podría referirse al ansia de serenidad y paz espirituales nunca alcanzadas, aunque esto no se explique con claridad en los vs siguientes. En cambio, la segunda razón, la soledad, es explicada detalladamente mediante una serie de símbolos e imágenes (barco, perro, niño, borracho, guitarrista, poeta, pobre hombre) que enlazan la personalidad del poeta con cosas y seres radicalmente solitarios, o sea, perdidos, sin rumbo y desamparados; incluso, en el último verso, el poeta profundiza en la causa última de ese sentiento tan arraigado de soledad: la falta de Dios, la falta de fe que le permita hallar el refugio, la seguridad espiritual y el consuelo que Dios ofrece a los creyentes. Enlaces de interés acerca del poema: 1, 2 y 3.

19. RENACIMIENTO
Enlaces de interés acerca del poema: 1.

20. COPLAS MUNDANAS
Sugerencias de comentario: PARA REDACTAR EL TEMA. Meditación irónica acerca de los embelecos de la juventud. El poeta, desengañado, reflexiona con ironía sobre su juventud y su primera poesía. NOTA DE LECTURA. El poema es una meditación -desde el presente- acerca de la juventud, definitivamente perdida, hasta el v. 13 (mi juventud bien amada); y acerca de cómo era (y ya no es) su propia poesía, hasta el final del poema. De la juventud, parece hablarnos con cierta melancolía, como si se hubiera escapado, fugaz, sin aprovecharla del todo. De su poesía de ayer, sin embargo, no parece hablar con melancolía sino con ironía, subrayando los engaños y los excesos en que incurrió, de lo cuales se siente ahora muy lejos, aunque sigan siendo muy prestigiosos para la estética dominante (de ahí que en vez de poeta, se vea irónicamente como un filósofo, triste, pobre y trasnochado). El poeta recuerda aquella poesía como una expresión lírica engañosa, falta de sinceridad. Las elegías de ayer, hoy solo merecen aleluyas. Igualmente, las lágrimas del amor, o sea, el mal de amor, solo era un llorar sin pena. De todo esto, dice, sanamos con la edad. Así, el pasado (biográfico y poético) queda con un brillo de oro, prestigioso, pero definitivamente lejano, sin embargo, el presente se vuelve moneda de cobre, menos valiosa en apariencia, pero más parecida -podemos pensar- al metal de las monedas auténticas. Enlaces de interés acerca del poema: 1.


Soledades. Galerías. Otros poemas es el primer libro que compone las POESÍAS COMPLETAS de Antonio Machado. Para leerl0 o consultarlo, ábrase abajo el documento adjunto.

titre documents joints